Noticias

Un mes para homenajearlas

Noticias

Durante todo marzo, en el MUBO quisimos aprovechar el mes de la mujer para compartir con nuestros visitantes la historia de nuestras voluntarias; las primeras mujeres en la institución, en el mundo y una radiografía actual de su participación en el Cuerpo de Bomberos de Santiago, organismo en el que representan un 4% del voluntario y donde su legado recién empieza a escribirse.

El trabajo de extinción de incendios originalmente fue considerado una labor masculina debido a la fuerza que se exigía. Sin embargo, con ingreso de las mujeres a finales del siglo XX, esta realidad cambia. Los cuarteles dejan de ser espacios reservados a los hombres y respondiendo a los cambios sociales de época, se abren, promoviendo una igualdad de género dentro de la labor bomberil. En este sentido, las mujeres han recibido el apoyo de sus camaradas y desde el inicio, han cumplido las mismas labores que los bomberos en las emergencias, sin distinción alguna.

En este contexto, ubicado al final de nuestro recorrido, mantuvimos una exposición en nuestra vitrina temática con objetos de la 8va Compañía, fundada el 30 de diciembre de 1863, y que se destaca por la particularidad de haber sido pionera en la incorporación de mujeres a la institución con el ingreso en 1998 de las voluntarias Vilma Fernández y Susan Heimlich, las primeras del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

“Creo que hay equidad en varios aspectos entre hombres y mujeres en el Cuerpo, pero pienso que también depende mucho de la disposición que uno tenga”, señala Fernández hoy, a 20 años de su ingreso.

Desde la incorporación de las mujeres a la 8va Compañía, el resto de las compañías del CBS empezaron a incluir mujeres en sus cuarteles. Algunas de ellas han asumido altos cargos dentro de la institución, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Además de Vilma y Susan, otros casos protagonizaron este mes de homenajes: como Delfina Fonseca, la primera bombera de Chile. Ella perteneció al Cuerpo de Bomberos de Curacautín y fue galardonada en 2006 con la medalla de bombero insigne por cumplir 50 años de servicio. También, recordamos con nostalgia la historia de Constanza Cid Cáceres, primera voluntaria en fallecer en acto de servicio, perteneciente a la 1ra Compañía de Curacautín, con la cual trabajó por más de 10 años.

Comparte esta Noticia: